La secretaria de Provincias del Ministerio de Interior y ex ministra de Economía de la provincia de Buenos Aires, en tiempos donde Daniel Scioli era gobernador, Silvina Batakis, reemplazará a Martín Guzmán en el ministerio de Economía.
Después de los múltiples rumores sobre más cambios en el Gabinete, desde el Gobierno anunciaron que no habrá cambios en la estructura de ministerios. Las negociaciones finales giraron exclusivamente entorno a la persona que ocuparía el Palacio de Hacienda.
La actual funcionaria fue designada luego de un acuerdo al que arribaron Alberto Fernández y Cristina Kirchner tras hablar por teléfono. Batakis estaba en la danza de nombres que giró durante todo el día por el Gobierno. Finalmente, fue el punto de acuerdo para saldar la negociación. De todos modos solo se ha zanjado la cobertura del ministerio de Economía, pero la crisis gubernamental no ha sido superada ni mucho menos.
De Río Grande, Tierra del Fuego, Batakis estudió economía en La Plata, vivió un tiempo en Chaco y, finalmente, recaló en la Ciudad de Buenos Aires. Llegó al ministerio del Interior, cartera controlada por La Cámpora, de la mano de Cristina Kirchner.
En el último tiempo la flamante ministra se encargó de llevar adelante las negociaciones con el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta por la quita de la coparticipación que le realizó el gobierno nacional. De perfil bajo y abocada a la gestión, se hará cargo a partir del lunes de un ministerio en llamas.
Batakis ocupó la misma cartera en territorio bonaerense entre el 2011 y el 2017. Daniel Scioli, entonces gobernador, “la considera una gran profesional, muy formada, de gran calidad humana y muy respetada por todos”, según expresaron desde su entorno ni bien se enteraron de la noticia.
Las diferencias entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner dilataron la decisión final y el anuncio oficial, que se terminó haciendo minutos antes de las 22, y luego de una extensa jornada de negociaciones.
A las 20:13, el Presidente se encerró en su despacho y llamó a Cristina Kirchner para discutir el cambio de Gabinete. Después de pasar toda la tarde junto a su círculo de confianza, decidió negociar una tregua con su compañera de fórmula.
Durante toda la tarde Cristina Kirchner esperó un llamado de Alberto Fernández que destrabe la negociación por la nueva conformación del Gabinete. Sin embargo, por información que obtuvo a través de interlocutores, advirtió que él no quería llamarla. No quería hablarle.María Estela de Carlotto fue quien medió(increíble situación) para que Cristina atendiera el llamado del presidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.