La empresa argentina Tlon Space se encuentra en pleno desarrollo de un cohete que podría convertirse en el más liviano del que se tenga conocimiento, con un peso menor a una tonelada, y que lleva por nombre Aventura I.
Diseñado por un ingeniero y un economista argentino, el artefacto será lanzado cerca de Necochea, donde la firma se encuentra en pleno desarrollo de un puerto espacial donde tiene previsto cuatro intentos orbitales para este 2022.
En enero de este año la compañía fue noticia a partir de un hallazgo realizado por productores agropecuarios del partido de Lobería, que durante un proceso de cosecha encontraron en un campo los restos de un cohete espacial lanzado por la empresa.
Tlon Space y el auge de los nanosatélites
Tlon Space viene de participar semanas atrás de Satellite DC, una feria internacional de la industria aeroespacial que se lleva a cabo en Washington, donde la compañía formó parte de la delegación argentina junto a otras ocho empresas y organismos nacionales y en donde su nuevo lanzador espacial despertó el interés de numerosas firmas dedicadas al desarrollo de satélites livianos.
Uno de los fundadores de Tlon Space es Pablo Vic, economista de 48 años que decidió volver a su vocación espacial luego de que durante la escuela secundaria realizara una pasantía en el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (Citedef, en aquel entonces Citefa) en la que colaboró con el desarrollo de un cohete antigranizo para la provincia de Mendoza.
Según explicó Vic en diálogo con la agencia de noticias Télam, la intención de la firma es “brindar un servicio para llevar pequeños satélites a la órbita en la que se quiera que estén y no en la que se suelen dejar, que es lo que sucede ahora cuando van como cargas secundarias en lanzadores grandes que ponen en órbita satélites de mayores dimensiones”.
La firma trabaja en una iniciativa mundial que ha crecido en las últimas décadas vinculada a la industria aeroespacial donde actualmente se buscan reducir los grandes volúmenes de muchos lanzadores y satélites.
“En los últimos diez años se consolidó el auge de los nanosatélites como producto que puede brindar aplicaciones que antes eran imposibles para aparatos de esas dimensiones; de la misma manera que pasó con los teléfonos y las computadoras domésticas, la miniaturización abrió la puerta a nuevas capacidades y eso potenció este proyecto en el que veníamos trabajando desde 2005”, explicó Vic.
El ‘Aventura I’, de nueve metros de altura, 40 centímetros de diámetro y poco menos de una tonelada de peso; está diseñado en dos etapas de combustible líquido, la primera que genera la potencia para el despegue y alcanzar los 40 kilómetros de altura, y la segunda que desde ahí puede llevar la carga hasta 850 kilómetros de la Tierra.
El lanzador espacial miniaturizado, primer vehículo espacial por debajo de la tonelada de peso dedicado a posicionar nanosatélites en órbita baja, será lanzado en cercanías de Necochea.
“Entre el 60 y el 70% del lanzador es de origen nacional, se trata de componentes que no son considerados estratégicos por lo que son de libre disponibilidad comercial lo que facilita el acceso a los mismos; este mes estuvimos haciendo pruebas de motor en el puerto espacial, desde donde tenemos prevista para este año una campaña de cuatro intentos orbitales”, contó Vic sobre lo que se viene para Tlon Space.
Vínculos con Innova Space
El CEO de Tlon Space se refirió también a los trabajos articulados en el rubro con otras empresas argentinas, entre ellas, la marplatense Innova Space, de pujante crecimiento en los últimos años y grandes proyecciones de éxito.
“Estamos trabajando con Innova Space que trabaja psicosatélites o la californiana Space AI fundada por argentinos que trabaja con nanosatélites”, detalló al respecto Vic.
Aval de la Conae
Según el socio fundador de Tlon Space, la empresa recibió el apoyo de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) a su proyecto, un aspecto clave para el desarrollo.
“Después de analizarlo decidió acompañarnos porque reconocía la solidez de la idea y nos entiende como un complemento del lanzador Tronador que ellos están desarrollando; para ese proyecto ellos habían desarrollado una maquina especial que muy pocos países tienen y que sirve pata hilar el carbono con el que se hacen las estructuras de los lanzadores, ellos pusieron ese recurso a disposición y gracias a eso pudimos liberar la última de las tecnologías que teníamos que desarrollar”, explicó Vic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.