Los manifestantes responden al Sindicato de Fleteros y reclaman mejoras en las playas de camiones, tanto como la abolición de una oblea exigida a quienes transportan cargas en Puerto Quequén. Llegaron en micrómnibus de distintas zonas del país y amedrentan a quienes buscan entrar a las ciudades.

Desde esta madrugada, grupos de personas representantes del Sindicato Único de Fleteros de la República Argentina (SIUNFLETRA) se encuentran cortando los ingresos a las ciudades de Necochea y Quequén amedrentando a los transportistas, vecinos y turistas que quieren utilizar las rutas provinciales 88, 86 y 227.

La movilización, que podría volverse más violenta con el transcurrir de las horas, según indican los propios usuarios de las carreteras, tiene como excusa un reclamo efectuado a la Municipalidad de Necochea y, subsidiariamente, por lo que se puede apreciar en el comunicado oficial emitido por el propio gremio, al Consorcio de Gestión de Puerto de Quequén y a los directivos de las empresas Sitio 0 y ACA.


Firmado al pie por Mario Pereyra, en su rol de secretario General, y por Fernando Curbelo, el titular Adjunto, el escrito que da sustento a la protesta plantea que se atiendan en forma urgente y expeditiva las quejas de los transportistas por el deficiente servicio portuario.

La rareza de esta medida de fuerza es que no se conoce un antecedente de reclamo previo a semejante medida, lo que pone en duda si la génesis del conflicto no sería de índole político.Así llegaban los micros con activistas desde el Conurbano y Rosario

Sumado a esto, la llegada de 7 micrómnibus repletos de manifestantes provendrían de otras zonas del país, tales como el conurbano bonaerense y Rosario, lo cual echa por suelo la variante de auto convocatoria, incluso se especula según fuentes con la posibilidad de que esta ostentación de poder y de financiamiento movilizando personas de otras ciudades, estaría siendo apoyada por la diputada Natalia Sánchez Jáuregui, quien en los últimos días se habría reunido con los firmantes de la solicitada.

Natalia Sánchez Jáuregui, diputada provincial.

Además de pedir desde asfalto en los accesos principales hasta restaurantes y servicio de WIFI, el comunicado de SIUNFLETRA exige una reestructuración urgente de todas las playas de estacionamiento para que “puedan brindarle al transportista servicios indispensables como comida, sanidad, higiene y seguridad”, todo esto amparado por los 1700 pesos que abonan “en concepto de estadía” los usuarios y que dan forma a “un negocio de 500 millones de pesos anuales que no redunda en beneficios ni para el Puerto ni para el Estado; y menos, aún, para el transportista”.

Natalia Steffen junto a los activistas Fleteros

Vale recordar que, sobre finales de mayo pasado, el entrerriano Pereyra desembarcó en Necochea con fuertes críticas a la dirigencia del transporte, a la que responsabilizó del “vergonzoso” estado del parque automotor, en una asamblea que se desarrolló en las instalaciones del Sindicato de Aceiteros y que tuvo a la doctora Natalia Steffen, delegada local del Ministerio de Trabajo bonaerense, como ladera durante la conferencia de prensa, dando así un expreso apoyo por parte de la Provincia de Buenos Aires a este tipo de manifestaciones.

En aquella oportunidad, el dirigente ya había señalado: “Me siento más representativo que muchos que nacieron acá”, menospreciando el accionar de Atcade a nivel zonal, cuestionando el valor del Registro Único de Transporte Automotor y el costo de una oblea que se exige a los camioneros para desarrollar su labor.

Desde allí hasta acá, solo algunas notas, según lo ratifica el mismo manifiesto, donde se vuelve a cargar contra la exigencia del “pago de una oblea (por parte de una organización) para que carguen y descarguen en el Puerto” como una acción contraproducente para la rentabilidad del sector, además de una ilegalidad manifiesta: “Es un atropello al derecho a trabajar libremente consagrado en la Constitución Nacional”, afirma el escrito.

Irónicamente, mientras las rutas siguen cortadas y la violencia va en ascenso, el gremio, a través del comunicado oficial, asegura que “estamos dispuestos a sumarnos inmediatamente a las transformaciones. Los fleteros sabemos de construcción colectiva y de trabajo mancomunado. Es tiempo de empezar”.

Algo importante a destacar es que ellos reclaman tarifa, y no está dentro de sus facultades, ellos deben reclamar salarios dentro de la competencia del ministerio de trabajo. Los que deben discutir tarifas son los propietarios, no los trabajadores. Sin dudas la discusión de fondo es la distribución de la carga y ser parte del negocio del cereal.

Por otra parte, vecinos de la localidad de Quequén manifestaron su temor por los desmanes e ilícitos que puedan llegar producirse con el arribo de las personas traídas por el sindicato SIUNFLETRA los cuales provendrían del Conurbano Bonaerense y de la ciudad de Rosario.

Fuente Necochea Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.