En la segunda y última jornada del juicio, y tras un cuarto intermedio que se extendió hasta pasadas las 18 para que el jurado pueda deliberar, Andrés Morales (Foto) fue encontrado culpable de la muerte de la oficial Belén Corvalàn, que ocurrió el pasado 27 de diciembre de 2020 al ser atropellada por el auto que conducía en la ruta 86, cuando se encontraba de servicio
El jurado popular determinó por 11 votos la culpabilidad de Morales que fue juzgado por tres hechos: por un lado, la muerte de Corvalán que, a criterio del jurado, se trató de un Homicidio Simple, contrario a lo que pedía la fiscalía del Dr. Guillermo Sabatini que era Homicidio Agravado por haberse cometido contra una integrante de la fuerza policial. Esta calificación implicaba una pena de prisión perpetua, sin embrago, el Homicidio Simple, lleva una pena de 8 a 25 años de prisión.
El otro hecho fue en perjuicio de Sebastián Moreno, el policía que conducía el móvil el día del hecho. En este caso, el jurado también entendió que se trató de un homicidio simple en grado de tentativa y, finalmente, fue considerado también culpable por Homicidio doblemente agravado por la relación de pareja y por mediar violencia, en grado de tentativa, en relación con su ex pareja, Susana Gonzalvez.
En los próximos días se realizará la audiencia de cesura donde la jueza, Marina Giménez, deberá determinar la pena que cumpla el acusado, detenido actualmente en el penal de Barker.
Aquella fatídica tarde de diciembre, Corvalán, junto a su compañero Moreno, habían comenzado a perseguir a Andrés Morales a la altura de la 59 y 26, ya que una denuncia indicaba que una mujer iba pidiendo auxilio a bordo de un Ford Fiesta. Luego se supo que era Verónica Susana Gonzálvez. Aparentemente privada de su libertad, sacando su cabeza por la ventanilla del rodado, hizo saber su situación a los gritos.
Ayer, en su declaración, Gonzálvez, relató que aquel día que Morales se puso muy violento y le aseguró que se iban a matar los dos y que iba a tirar el auto debajo de un camión. La mujer admitió además, que el acusado manejaba por la ruta 86 de manera zigzagueante.
La discusión con Morales, ex boxeador profesional de Benito Juárez, comenzó en el parque Miguel Lillo donde habían ido a pasar la tarde con amigos.
Una supuesta infidelidad de Gonzálvez fue el disparador para que el hombre le quitara el celular y decidiera emprender el regreso a Juárez.
En ese marco de violencia, Gonzálvez decidió bajar la ventanilla del vehículo y pedir auxilio a gritos mientras atravesaban la avenida 59 rumbo a ruta 86. Allí comenzó la persecución policial, que terminó cuando Morales impacta contra el patrullero que los oficiales habían cruzado sobre la ruta para frenar la huida. A bordo estaba Corvalán, que murió producto del impacto.
Corvalán tenía solo 27 años y era madre de dos pequeños.
“Cumplimos hija. Descansa en paz” expresó a través de las redes sociales la mamá de Belén al conocer el veredicto del jurado.
“Morales es culpable. Dejamos el alma, nosotros como familia, tus hermanas, tu hermano, tu marido…Las pruebas demostraron los hechos, las pericias dejaron claro su única y total culpabilidad” indicó, al tiempo que exculpó al chofer del móvil policial: “no cruzó el móvil en la ruta, Morales lo embistió, podía pasar, lo buscó para estrellarse y el impacto mató a mi hija. Él lo premeditó”.
“Andrés Morales es culpable, único culpable de las tres causas” remarcó Paula Karina Hernández, y le habló a su hija: “ayer, mientras declaraba ante 12 jurados, un juez y la defensa de Morales te sentí conmigo, cerca, y recordé esa promesa; Hasta el infinito hija donde nos volveremos a encontrar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.