En el contexto de una baja presión de agua en la ciudad, el Ejecutivo, con el intendente Arturo Rojas a la cabeza, sigue trabajando a toda hora para solucionar la problemática, al punto que en estos momentos ya se acelera la creación de un nuevo pozo en el Barrio Norte, en calles 37 y 82.Lo cierto es que ante una temporada que se vislumbraba con mucho turismo, faltó un programa preventivo para evitar en la mayor medida posible la carencia de agua. Ahora, pese a la voluntad por solucionar el déficit, se está andando sobre la marcha, pero debe ser una prioridad de la gestión para los meses que vienen.
En este preciso instante, con la supervisión del director de Infraestructura, Marcelo Gómez, se está drenando el agua sucia de la perforación que abastecerá el populoso sector y hasta el Barrio Los Álamos.
Se trata de una bomba sumergible que arrojará alrededor de 50.000 litros por hora, lo que garantizará un caudal suficiente para abastecer a tantas viviendas que allí habitan.
Una vez que toda el agua que ya no sirve termine de correr, lo que demandará algunos días, se conectará este nuevo pozo a la red para seguir dando respuestas desde el Estado municipal ante una problemática que se arrastra desde hace muchos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.