Este domingo 11 de abril el ex Colegio Nacional de Necochea José Manuel Estrada está cumpliendo 100 años de existencia. El primer centenario de su fundación y puesta en marcha. Debido a las rigurosas restricciones que impone la pandemia de Covid-19 no habrá un acto de esos que se consideran importantes y presuntamente numerosos en cuanto a concurrencia, algo esperado por muchos. Ya habrá tiempo para ello. Todo esto, según se informó, ha quedado pospuesto para la próxima primavera, condicionado a las noticias sanitarias que a todos nos tienen en vilo. Pese a ello vale reflexionar en cuanto al valor y al peso formativo que en diversas disciplinas ha tenido este colegio para más de tres generaciones. Su servicio educativo fue y es de calidad. Y en este emplazamiento ubicado frente a la Plaza Rocha se produjeron, además, una multiplicidad de otros acontecimientos que explican la vida misma de Necochea. El ex Colegio Nacional, década tras década, se fue ampliando y modificando en cuanto a sus perfiles y objetivos. Así lo señala su misma historia. Aquellos que pudimos formarnos -aquí ya hablo en primera persona- en nuestro ciclo secundario en algunas de sus aulas, todavía recordamos con afecto, respeto y con sumo aprecio este lugar. Claro que algo de emoción nos embarga. Transitar esos extensos pasillos en plena adolescencia, ingresando a los 12/13 años y egresando a los 17/18 años -en la formación media-, es como que la significancia del sitio dispuesto en calle 57 entre 58 y 60, y la existencia de anécdotas y de remembranzas, cobran vida propia en estas horas que revolotean a la par del centenario, con un inventario de evocaciones que aún nos liga con esos compañeros y compañeras, muchos de los cuales siguen siendo amigos y amigas. Expresar un profundo y sincero agradecimiento es también algo que debe resaltarse, al igual que traer a la memoria a esas profesoras y profesores que de una u otra manera nos marcaron a fuego, sin dejar de mencionar al puñado de preceptoras y de auxiliares que, cerrando los ojos, todavía se los puede escuchar en nuestras conciencias, en ese etéreo estante de hechos del pasado. Feliz cumple querido Colegio Nacional -dejo de lado la palabra ex-. Y gracias, pero muchas gracias por esa calidad educativa que fue de la mano con una infinidad de sucesos y acontecimientos que siguen siendo temas de charlas y de alusiones entre los pares de cada generación. Una hilera de fotos al azar, tomadas del muro de esta red social que se fue armando estos últimos meses, habida cuenta este primer centenario, y otras pertenecientes al estimado arquitecto José Luis Gelemur, es parte de este pequeño presente que un ex alumno pretende brindarle y ofrendarle al aludido establecimiento educativo de Necochea, ese mismo que vio transitar y cobijar entre sus paredes a una extensa procesión de jóvenes, todos y todas formados y educados para la vida.*Jorge Gómez/Fotos gentileza José Luis Gelemur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.