Luego de un año sin presencia de alumnos y docentes en las escuelas, este lunes en toda la la provincia de Buenos Aires se retomarán las clases presenciales. Los 135 partidos que componen la provincia están en condiciones de reabrir las escuelas. En la mayoría de los establecimientos, el inicio del ciclo lectivo será bajo un modelo combinado. En Necochea además de las escuelas públicas como privadas también iniciaran sus clases presenciales los establecimientos municipales.
El mismo establece que las clases comenzarán el lunes 1 de marzo y finalizarán el 17 de diciembre en los siguientes niveles y modalidades: Inicial, Primaria, Especial. Por su parte, las escuelas de Educación Secundaria Técnicas y Agrarias comenzarán las clases el 8 de marzo y finalizarán el 10 de diciembre. A su vez, los Institutos de Educación Superior iniciarán las clases el 15 de marzo y finalizarán el ciclo lectivo el 26 de noviembre.
El receso de invierno será del 19 al 30 de julio.
Agustina Vila, directora general de Cultura y Educación bonaerense, señaló: “Hoy toda la provincia de Buenos Aires está en condiciones de volver a clases presenciales. Si bien la evolución es permanente, todos los distritos están en fases de DISPO (distanciamiento), por lo cual, pueden regresar a las aulas. El nivel de presencialidad no variará de acuerdo a la fase que cursa cada partido, sino a la realidad de cada escuela”.
En una videoconferencia, la ministra advirtió que casi un tercio de las escuelas, alrededor de 5 mil, volverá a tener presencialidad plena. En esos colegios la proporción de cantidad de alumnos-metros cuadrados permite que los grados enteros tengas clases los cinco días de la semana.
“Nuestro compromiso es maximizar la presencialidad, pero siempre bajo cuidados. Hay distintos requisitos: el uso de tapabocas de forma permanente, la ventilación, el máximo de 90 minutos de clases hasta reventilar, las ventanas y puertas abiertas, el distanciamiento de un metro y medio entre estudiantes y dos metros con el docente. Cuando el distanciamiento no pueda cumplirse y no existieran espacios alternativos como talleres, laboratorios, se dividirán los grupos”, precisó Vila.
En la gran mayoría -poco menos del 70 por ciento- de las escuelas no se cumplen los requisitos. Allí se alternará asistencia a las escuelas con lecciones en el hogar. Los grupos se dividirán en dos y alternarán una semana de concurrencia el grupo A y la siguiente el grupo B.
Según las cifras oficiales, en 11 mil escuelas la modalidad será combinada. “No hay un modelo de alternancia perfecto. Sabemos que todos alteran la organización familiar. Considerando esta dificultad, vemos beneficios en la alternancia de una semana sí, una semana no. En términos epidemiológicos, mitiga el riesgo de contagio y en términos pedagógicos también ayuda a recuperar la rutina escolar”, planteó.
Los propios equipos directivos de las escuelas, junto con los inspectores, serán los que definan la modalidad de inicio de acuerdo a sus espacios. En los colegios de jornada completa, se baraja la posibilidad de dividir a los grupos en turno mañana y tarde para que asistan todos los días.
Cada escuela tendrá un referente de salud local que servirá de apoyo. Salvo cuando haya pérdida del olfato o gusto, solo se considerará un caso sospechoso si un docente o alumno presenta al menos dos síntomas asociados a coronavirus. En ese caso, se aislará a todo el curso y a los docentes que estuvieron al frente de los cursos hasta 48 horas antes de presentarse el síntoma.
La provincia de Buenos Aires comenzó a vacunar a docentes y auxiliares. En la primera etapa se prioriza a los maestros mayores de 60 años y quienes tengan una enfermedad de base. Cuando aumente la disponibilidad de dosis, se centrarán en los docentes de nivel inicial y primeros grados de primaria, tal como se consensuó en el Consejo Federal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.