La Unión de Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (Urgara) insistirá en el reclamo del pago de un bono extraordinario para la rama de acopio.
Así lo dejó expresado este miércoles al realizarse el 65° congreso anual ordinario del gremio, en el que se reconoció también que “se han respetado los tiempos de negociación determinados por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación”.
“Que quede claro que no renunciaremos a nuestro reclamo porun bono que compense el esfuerzo de los trabajadores que representamos, tanto en lo salarial como en el establecimiento de condiciones de trabajo acordes a sus necesidades”, se señala en el documento final de dicho congreso.
El encuentro tuvo lugar en la sede central del gremio, ubicada en la Avenida Belgrano de la Capital Federal, siendo presidido por el secretario general, Pablo Palacio, contando con la presencia del necochense Juan Carlos Peralta, responsable del área de prensa.
Urgara realizó un paro el lunes 21 de febrero, disponiendo luego el Ministerio de Trabajo la conciliación obligatoria con el sector empresario, que había propuesto abonar la suma de $14.717 en concepto de bono extraordinario.
Dicha oferta fue rechazada por el gremio, señalando que para la rama de control de exportación se acordó un pago de $80.000 y para puertos privados $150.000.
“No queremos que haya trabajadores de primera y otros de segunda”, insistió Peralta, que es secretario general de la Seccional Necochea.
En el congreso nacional de este lunes, se acordó también que se exigirá “el reconocimiento de todos los trabajadores y trabajadoras que representamos, tanto en lo salarial como en el establecimiento de condiciones trabajo acordes a sus necesidades”.
ACUERDO CON EL FMI
También señalaron que observan con preocupación “la situación económica de nuestro país”, considerando que “el acuerdo planteado con el FMI es el menor de los males ante la posibilidad de un default. El endeudamiento externo de la Argentina condiciona las posibilidades de crecimiento y desarrollo productivo. El incumplimiento de las obligaciones acarrearía consecuencias sumamente negativas para el mundo laboral. Un acuerdo es necesario para comenzar un camino de crecimiento con inclusión, pero al mismo tiempo, velaremos porque el ajuste que conlleve el mismo lo hagan los sectores más concentrados de la economía, siempre beneficiados por las políticas neoliberales. No toleraremos que la moneda de cambio sean los trabajadores y no aceptaremos un retroceso en sus derechos ni el establecimiento de una reforma laboral y/o previsional que ponga en riesgo las conquistas obtenidas”
JORNADA LABORAL
“No claudicaremos en la lucha por la reducción de la jornada laboral”, recalcan en otro párrafo del documento. Y añaden: “Es un tema que planteamos desde el Congreso Nacional Ordinario celebrado en Necochea en 2020 y comprendemos tendrá un impacto altamente positivo no sólo para los trabajadores sino para toda la economía de nuestro país. Distintas naciones del denominado “primer mundo” tienden a la reducción horaria de la jornada laboral y ya demuestran los beneficios de la adopción de esa medida. En el caso argentino, no sólo reactivaría la economía permitiendo a miles de ciudadanos acceder al mercado laboral, sino que se protegería la salud de miles de trabajadores y trabajadoras que desarrollan sus tareas en condiciones insalubres por desidia de los empresarios”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.