Este lunes se difundió el Monitor de Desempeño Industrial (MDI), que adelanta el ciclo de actividad industrial. Volvió a encontrarse por debajo de 50 (niveles de contracción) por octava vez consecutiva. En esta ocasión, se ubicó en 35,5, lo que representó una caída de 4,9% respecto al mismo mes del año pasado.

Según difundió este lunes la Unión Industrial Argentina, entidad presidida por el empresario Daniel Funes de Rioja, el Monitor de Desempeño Industrial (índice MDI), que adelanta el ciclo de actividad industrial, volvió a encontrarse por debajo de 50 (niveles de contracción) por octava vez consecutiva. En esta ocasión, se ubicó en 35,5, lo que representó una caída de 4,9% respecto al mismo mes del año pasado.

El indicador anticipa una contracción de la actividad a partir de la ponderación de los resultados para la producción, el empleo, el tiempo de entrega y el stock de insumos. El resultado obedece a que en la mayoría de los indicadores se observaron datos contractivos.

El 53% de las empresas encuestadas enfrentó caídas de la producción, el 60% caída en las ventas, el 37% caídas en las exportaciones y el 24% caídas en el empleo.

La situación alcanzó a todos los segmentos de empresas, con especial impacto en el entramado PyME. En la mayoría de los casos estos porcentajes fueron ligeramente menores a los del relevamiento de enero por motivos estacionales.

La excepción se vio en los datos de empleo, donde aumentaron las empresas con disminución de su dotación, al valor más alto de la serie (desde 2021). Además de reducción de personal, las empresas aplicaron suspensiones y redujeron turnos.

En este contexto, aumentaron las empresas con dificultades para hacer frente a sus pagos. El 12% de las empresas encuestadas presentó problemas para afrontar integralmente todas sus obligaciones (salarios, proveedores, compromisos financieros, tarifas de servicios públicos e impuestos), el valor más alto de la serie. Los mayores atrasos fueron en el rubro impuestos.

Las empresas consideraron que su situación económica está peor que hace un año. Esto se observó tanto en las percepciones sobre la propia empresa (58,4%), como en la situación del sector de actividad (77,2%) y el país (67,2%).

A pesar del recurrente deterioro de la economía, se volvió a registrar una mejora en las expectativas para dentro de un año: el 62,1% de las empresas espera que la situación económica de su empresa mejore en el próximo año, mientras el 68,3% esperan una mejora en la situación del país.

El aumento de costos fue la principal preocupación para el 30,2% de las empresas. También surgió preocupación por la caída de la demanda de otros sectores (25,1% de las empresas) y por la caída de la demanda de hogares (23,3%). Los resultados se desprenden de un relevamiento realizado a más de 1.200 empresas a lo largo de la primera quincena de mayo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *