El hombre que recibió un disparo en el ojo presenta una leve mejoría, aunque su estado de salud siguiendo grave y continúa recibiendo asistencia respiratoria mecánica. Así se desprende de un último parte médico informado a la fiscalía que investiga el violento incidente originado en el barrio conocido como 53 Viviendas.
Matías Cáceres se encuentra lúcido pese a la gravedad de las heridas sufridas en su ojo izquierdo que, además, le provocaron un severo hematoma y otras lesiones.
Mientras tanto, la policía se encuentra abocada en reunir nuevos elementos que permitan determinar las causas de semejante ataque.
El juzgado de Garantías Nº 2 avaló el pedido de detención elevado por el fiscal Guillermo Sabatini y ahora el presunto agresor identificado como Miguel Angel Almirón, de 68 años se encuentra alojado en un calabozo de la Comisaría Primera.
Fuentes judiciales dieron cuenta que el acusado de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en grado de tentativa, se negó a declarar. Y se indicó que desde la defensa oficial se dejó planteada una solicitud de excarcelación que se resolverá en una futura audiencia.
El último lunes Almirón se hizo presente en un domicilio de 53 casi 92 en el que reside Cáceres. Tras una discusión en la vía pública el ahora detenido extrajo de entre sus prendas un revólver calibre 22 con el que efectuó un disparo desde muy corta distancia.
El proyectil hizo blanco en el ojo izquierdo del hombre de 30 años que terminó tendido en el piso, mientras el autor huía del lugar a bordo de una bicicleta playera.
Los padres de Cáceres dieron aviso a la policía que se hizo presente en el lugar y obtuvo testimonios que permitieron identificar al agresor. La detención se produjo minutos después en una vivienda de calle 65 al 4400, lugar donde se secuestró un revólver calibre 22 con cuatro proyectiles.
La principal hipótesis de la investigación sobre las causas de lo sucedido estaría relacionada con un robo que luego derivó en el ataque a tiros.
Al parecer, en los últimos días se produjo la sustracción de una bicicleta perteneciente a una sobrina de Almirón y este responsabilizó a Cáceres del hecho, concurriendo hasta su domicilio con la finalidad de recupera el rodado.
El fiscal Guillermo Sabatini consideró que el detenido tuvo toda la intención de matar, al disparar a muy corta distancia y por ello dispuso la calificación legal luego ratificada por la justicia de Garantías/Foto ilustrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.