Si bien evitó sentar posición el presidente Alberto Fernández se refirió a la posibilidad de eliminar las PASO en las elecciones del 2023.

El debate en torno a una posible cancelación de las elecciones Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias (PASO) va ganando terreno y cada vez más actores políticos -a cada lado de la grieta- van tomando posición.

En ese sentido la diputada Victoria Tolosa Paz fue una de las que alzó la voz desde el oficialismo cuando llamó a repensar el sistema electoral argumentando que se trata de un fuerte pedido que han realizado los gobernadores, sobre todo en jurisdicciones en las que las elecciones provinciales no se encuentran atadas al calendario nacional por lo que la ciudadanía debe votar cuatro veces en un periodo de seis meses.

Este debate inquieta a gran parte de Juntos por el Cambio y desde el sector del PRO plantearon -de la mano del ex presidente Mauricio Macri- la posibilidad de realizar una «interna abierta» si se caen las PASO 2023.

Pero en las últimas horas, desde Estados Unidos, llegó la palabra del presidente Alberto Fernández al respecto quien sin ahondar demasiado en el tema sostuvo que se trata de «un debate que está abierto, imposible de parar».

Pero a pesar de esto no solo no quiso sentar posición sino que desacopló por completo el tema de la agenda del ejecutivo cuando aseveró que «no estoy pensando ni en las PASO, ni en reelecciones, ni en cuál es la coyuntura política y personal, ni de mi espacio político».

«Estoy pensando en cómo sacar adelante los problemas que tenemos, y que son muchos y todos los días se agravan, porque el mundo cada día está más difícil» manifestó el presidente en la conferencia de prensa que brindó en Houston en el fin de una gira a la que calificó como «muy productiva».

En tanto por su parte el gobernador Axel Kicillof optó por el mismo camino que Alberto Fernández y expresó que “nosotros venimos pegados al gobierno nacional, a la PASO nacional por nuestra ley de PASO, con lo cual es un debate que se tiene que dar en el Congreso de la Nación, porque ahí veríamos qué ocurriría si el Congreso decide suspender las PASO de este año o lo que decida».

De esta manera tanto el ejecutivo nacional y provincial no solo se corrieron del debate sino que le tiraron la pelota a los legisladores que deberán ver si oficializan el debate o solo se quedan en declaraciones públicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.