Los abogados Pablo Rovatti y Carolina Cymerman alegaron en el debate que se lleva adelante contra el exgobernador de Tucumán. También solicitaron que, en caso de ser condenado, quede con prisión preventiva.

Este lunes comenzó la etapa final del juicio a José Alperovich, con los alegatos de la querella, integrada por los abogados Pablo Rovatti y Carolina Cymerman, quienes pidieron 22 años de prisión para el exgobernador de Tucumán, acusado de nueve hechos de abuso sexual.

Además, solicitaron que quede detenido con prisión preventiva en caso de ser condenado. De este modo, el tribunal deberá resolver hoy si el exgobernador puede regresar a Tucumán, o si deberá permanecer en Buenos Aires vigilado por una custodia del Poder Judicial hasta el día del veredicto.

“En este juicio pudimos acreditar que Alperovich es culpable de todos los hechos denunciados. Pedimos que se lo juzgue bajo la calificación de abuso sexual con acceso carnal reiterado en seis oportunidades, en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante”, expresó Rovatti. Para la querella, “los hechos 1, 3 y 5 configuran un solo hecho”.

Cymerman fue la primera en exponer sus argumentos y aseguró: “Durante todo el debate pudimos acreditar que Alperovich cometió múltiples hechos de abuso sexual”. La letrada, que integra la acusación también junto a Esteban Galli, contó que los supuestos abusos que se le imputan “son de variadas naturalezas y ocurrieron en domicilios de Buenos Aires y Tucumán. También en los automóviles de Alperovich en los traslados a distintas visitas en la provincia”.

Tras ello, tomó la palabra Pablo Rovatti, otro abogado que integra la querella, y desacreditó el descargo que Alperovich durante su declaración la semana pasada, cuando decidió hacer uso de la última palabra y aseguró que se trataba de “una denuncia armada”.

El letrado también enumeró las pruebas que se presentaron en favor del imputado, las refutó, y mencionó a los testigos que están acusados de falso testimonio, David Cayata, Carlos Frías y Victor Decataldo, quienes habrían intentado beneficiar al acusado.

Tanto Rovatti como Cymerman cuestionaron duramente a las peritos de parte que analizaron psicológicamente a la denunciante, y pidieron elevar un informe al Ministerio de Salud para evaluar las actuaciones en el juicio. “Fallaron en su rol como peritos e incurrieron en una grave falta ética profesional”, dijo el abogado.

Al cierre de los alegatos, el pedido de la querella fue de 22 años de prisión: “Alperovich es culpable de todos los hechos denunciados. Pedimos que se lo juzgue bajo la calificación por abuso sexual con acceso carnal reiterado en seis oportunidades, en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante”, expresó Rovatti.

“Hubo sometimiento por parte del acusado hacia su sobrina y excolaboradora, a quien abusó sexualmente en reiteradas oportunidades, y su conducta posterior a los hechos, para humillarla y deslegitimarla, fue grave. También abusó de su enorme poder como gobernador y senador. Todos son agravantes y no hay nada para valorar como atenuante”, acotó.

Este lunes se espera también que el fiscal Sandro Abraldes de su alegato. El funcionario, durante todo el debate, intentó indagar respecto al supuesto abuso de poder y violencia de género que habría ejercido el exsenador contra su sobrina y colaboradora en la Cámara de Senadores.

La última en tomar la palabra será la defensa, encabezada por Augusto Garrido, que deberá presentar sus argumentos el miércoles 12. El abogado sostiene que no hay pruebas suficientes que respalden la denuncia y buscará la absolución de Alperovich, próximo a cumplir 70 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *