Las centrales obreras expondrán este lunes en la Cámara alta contra el proyecto del Gobierno. Mientras analizan los alcances de una movilización, mantienen contacto permanente con los senadores. La reforma laboral, las privatizaciones y el Impuesto a las Ganancias, en la mira.

Dirigentes de la Confederación General del Trabajo (CGT), de la CTA de los Trabajadores y de la CTA Autónoma expondrán este lunes en el Senado contra la Ley Bases, mientras evalúan convocar a una movilización para el día en que se trate el proyecto en el recinto de la Cámara alta. Según informaron medios nacionales, el debate incluye acompañar la marcha con un nuevo paro nacional.

En forma paralela, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) definirá en un plenario de federal una nueva medida de fuerza para esta semana. El Secretario General del gremio, Rodolfo Aguiar, argumentó que “son las políticas impulsadas desde el Poder Ejecutivo las que empujan a los estatales a nuevas medidas de acción directa” y anticipó que la propuesta es que se vote una nueva movilización.

Tras la marcha del Día del Trabajador y del paro del 9 de mayo, las centrales obreras analizan una nueva escalada en el conflicto con el Gobierno de Javier Milei, con la mira puesta en la reforma laboral, las privatizaciones de empresas públicas y la reversión en la quita del Impuesto a las Ganancias para la cuarta categoría, entre otros puntos que rechazan del proyecto oficialista.

Para este martes fueron convocadas la CGT y las dos CTA por los organismos de Derechos Humanos, a participar de una multisectorial en la Facultad de Ciencias Sociales, de la UBA, espacio en el que podrían empezar a delinear los pasos a seguir en la resistencia contra la Ley Bases.

Más allá de mantener un diálogo permanente con los senadores de Unión por la Patria y con los que se autodefinen como dialoguistas, las centrales gremiales buscan mostrar en las calles la disconformidad con la ley que no lograron frenar en la Cámara de Diputados.

Concretamente, el ojo está puesto sobre los senadores que obtuvieron su banca por el peronismo y que están a un paso de darle a Milei el primer triunfo legislativo, tras tres derrotas consecutivas.

Sin embargo, el diálogo se amplía a otros legisladores de provincias en donde varias de las iniciativas de la ley entienden que pueden complicar la actividad productiva, como en el caso de Santa Fe, Santa Cruz, Neuquén, Catamarca o Tierra del Fuego. También con los que estarían en duda de acompañar al oficialismo, como en el caso de Carlos Epínola, Martín Lousteau y Pablo Blanco, por ejemplo.

Con los mismos senadores del oficialismo y de la oposición dialoguista profundizaron el diálogo los negociadores del Gobierno, con el ministro del Interior, Guillermo Francos, a la cabeza.

Si bien en la Cámara alta los senadores suelen responder a los intereses provinciales, en el contexto actual, incluso los que llegaron a su banca por el mismo espacio político que los gobernadores de los distritos a los que representan, mostraron independencia y el alineamiento no es absoluto. Por eso, de uno y otro lado, las negociaciones, los contactos y el diálogo son permanentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *