El reclamó llegó por la vía judicial al municipio, para que se retenga mensualmente un porcentaje de los haberes del concejal del edil.

Un informe del diario Necochea Digital descubrió un escándalo en el que aparece la figura de Julián Kristiansen, concejal por Unión por la Patria y de profesión dentista, sobre quien se trabó un embargo por una deuda millonaria que el legislador tiene con la previsión social.

La nota del medio local dice: “¿Será que el concejal Julián Kristiansen votó en contra de la actualización de las tasas municipales porque no le gusta pagar ningún tipo de impuestos? Es que, a tan solo 24 horas de ofuscarse y criticar a sus pares por decir que sí a la modificación de la Fiscal e Impositiva, que servirá nada menos que para que el Estado local pueda seguir prestando todos sus servicios, el destino dio un giro inesperado que exhibe algunos de los razonamientos esgrimidos ayer por el edil.

Luego de acusar a la bancada del radicalismo de “rojista” e ir incluso en contra de los propios por levantar la mano en favor de la propuesta del Ejecutivo -que sufrió numerosas modificaciones en las respectivas comisiones de tratamiento del órgano legislativo-, se conoció que el profesional de la salud debe una suma exorbitante a la Caja de Seguridad Social para Odontólogos.

Con la friolera de más de 2,5 millones de pesos adeudados en el sistema de previsión, la institución reclamó por vía judicial que el municipio retenga mensualmente el porcentaje que dicta la ley sobre los haberes del concejal de Unión por la Patria, hasta cubrir la suma de $2.573.892,60, conforme a la liquidación aprobada con fecha 27 de marzo de 2024.

El embargo contra el dentista surge del oficio librado en autos caratulados “Caja de Seg. Social para Odontólogos c/ Kristiansen, José Julián s/ apremio”, que obran en el expediente 9-51531 y que ya tiene curso administrativo en la Secretaría de Hacienda y Finanzas Públicas de la comuna.

“En las crisis se ven los verdaderos conductores”, criticó este martes desde el sillón del órgano representativo el edil, pateando la pelota al Departamento Ejecutivo por la actualización de las tasas y evitando hacerse cargo de una decisión que le corresponde como legislador. “La responsabilidad de administrar se la dejo al Ejecutivo”, continuó, y ahora se entiende por qué.

Es que de administrar sus recursos parece saber poco el surgido del PJ local, que ahora deberá responder a la Caja con su nada despreciable sueldo en el Concejo Deliberante, que anda cerca de los 1,4 millones de pesos; ingreso al que se deben sumar los bonos extrafalarios que cobra por su actividad privada -por encima de lo que le paga la obra social- mientras “la gente se está cagando de hambre”, por lo que argumentó no aprobar el aumento de tasas.

Vale destacar que el proyecto del oficialismo, que finalmente fue aprobado por amplia mayoría, plantea que los anticipos de las cuotas 10, 11 y 12 serán actualizados sobre el valor de la aplicación del IPC acumulado desde el 1º de marzo hasta el 31 de julio, sobre la última base actualizada, que será la del próximo agosto.

Con esta modificación, el Ejecutivo deberá lidiar contra una inflación que en 2023 fue del 211% y que solo fue compensada con aumentos que rondaron el 75% para las tasas urbanas y rurales; mientras que este año los tributos se incrementaron en un 40% desde mayo contra un acumulado del 65% en la suba de precios durante los primeros cuatro meses.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *