Nadie es perfecto, pero hay errores y horrores. Uno de ellos cometido por la concesionaria de gas Camuzzi.
En el transcurso de esta semana un vecino de Necochea recibió una insólita notificación. En la misma Camuzzi se dirigía a él considerándolo fallecido segun se aduce en la nota por información que daba por fallecido a esa persona. Por lo tanto al estar muerto debía (el fallecido) cambiar la titularidad del medidor que estaba a su nombre.
En primer lugar el notificado no falleció. En segundo lugar la empresa distribuidora de gas no puede ser tan torpe e ignorante de dirigir una notificación a nombre del titular del medidor si considera fallecida a ese usuario.
Esto sucedió en Necochea. Si la empresa tenía el domicilio del supuesto fallecido debió dirigir la notificación a los familiares del titular del medidor porque hasta ahora ningún difunto a respondido una carta o trámite.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.