Durante tareas de investigación y exploración que lleva adelante el equipo del proyecto Eslabón Perdido, fue detectado un pecio (resto de un barco) de gran tamaño sumergido en un área cercana al Puerto de Quequén, Provincia de Buenos Aires.
De acuerdo al relevamiento efectuado, el mismo tiene una eslora de casi 80 metros y una manga de aproximadamente 6 metros. Se ha verificado que dichos restos náuticos presentan un importante grado de deterioro (el daño parece ser superior al que provoca el mar con el transcurso del tiempo), razón por la cual ha sido imposible su identificación.
El periodista Abel Basti, reveló que «se hizo un relevamiento con sonar, y la eslora es de 80 metros por 6 de manga». Además, indicó que el naufragio tiene «un grado de destrucción importante».
También se ha constado que dicho naufragio, a pesar de su envergadura, no se encuentra registrado en las cartas náuticas del sitio de referencia así como tampoco en el derrotero argentino.
El equipo del proyecto «Eslabón Perdido»
El equipo de Eslabón Perdido ha realizado la correspondiente denuncia de hallazgo ante la Prefectura Naval Argentina y ha peticionado el respectivo derecho de preferencia. Por otra parte, se ha solicitado la colaboración de dicha fuerza en una próxima expedición a realizarse con el objetivo de poder determinar a qué navío pertenece el casco encontrado a dos millas de la costa y a unos 30 metros de profundidad.
El proyecto Eslabón Perdido fue declarado de interés público y cultural por el Honorable Concejo Deliberante de Lobería (Ordenanza N° 2495-2021), por la Municipalidad de Necochea, (Decreto Municipal N° 470/21) y por el Honorable Senado de la Nación (Expte. N° 141/21). La finalidad de la iniciativa es investigar y descubrir naves náufragas en el Mar Argentino con el propósito de conocer su pasado y de rescatarlas como lo que son: bienes pertenecientes al patrimonio histórico argentino.*Foto ilustrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.