Los dos primeros días(hoy es el tercero) del paro nacional de transportistas de granos tuvieron un alto acatamiento y fuerte impacto en el ingreso de camiones en los puertos de Quequén y Gran Rosario. Mientras la medida de fuerza se extiende, frente al reclamo de que se garantice el abastecimiento de gasoil y se actualice la tarifa de fletes, crece la preocupación en el campo por el impacto de la misma en la cosecha de soja y maíz, y en la exportación y procesamiento de materia prima. Y es por eso que solicitan la inmediata intervención del Gobierno nacional.
En este sentido, según pudo saber este medio, el Ministerio de Transporte convocó a la mesa de referencia de tarifa de carga, a todas las cámaras del transporte de carga a una reunión este miércoles a las 10, con el objetivo de analizar los diferentes temas que atraviesa el sector. Desde FETRA asistirían al encuentro, pero no levantarían la protesta.
El reclamo de la Federación de Transportadores Argentinos (FETRA) consistió en su segundo día de realización, en un freno de la actividad del traslado de granos a los diferentes centros de comercialización, como acopios y puertos exportadores, con movilizaciones al costado de las rutas y asambleas para definir los pasos a seguir, en medio de una situación que se agrava ante el faltante de gasoil y el aumento de precios que registró el mismo en los últimos días. Por tal motivo, uno de los pedidos de los transportistas es que se convoque a la Mesa de Tarifas para pedir distintos puntos, principalmente el abastecimiento de combustibles y el precio real que el mismo va a tener.
Valeria Pardo, asesora legal de FETRA, además comentó a este medio que el pedido de la entidad es que haya una política de previsibilidad en materia de precios, y una agenda de temas que involucre a solucionar los problemas de infraestructura e inseguridad, entre otros. Por otro lado, sostuvo que el paro hasta el momento ha registrado “un alto acatamiento”, y agregó: “No hay movimiento de camiones de granos en las rutas. Los únicos que transitan son aquellos que ya descargaron producción en puertos y acopios. Esto demuestra la legitimidad de la protesta y que el reclamos que estamos realizando es justo”.
Además, señaló que la protesta tuvo su epicentro en las inmediaciones de la zona portuaria del Gran Rosario, desde Timbúes y hasta Ramallo. Son unos 120 kilómetros de extensión costera y en la que se encuentran instalados más de 19 puertos exportadores y procesadores de materia primera. Pero también hubo movilizaciones a la terminap portuaria de Quequén, y en las provincias de Tucumán, Chaco, Santa Fe, Córdoba, La Pampa, Entre Ríos y otros distritos del territorio bonaerense.
Mientras la medida de fuerza avanza, las alarmas se están enciendo en los sectores de la producción porque aumentan las tareas de cosecha de granos gruesos. Al día de hoy, faltan cosechar más de 6 millones de hectáreas de maíz y más de 14 millones de hectáreas de soja. En una campaña donde fueron muchas las complicaciones que se generaron a partir de la ausencia de precipitaciones en plena etapa de desarrollo de los cultivos.
Pero también la incertidumbre está en el sector exportador y procesador de materia de prima, de vital importancia para el ingreso de las divisas al país por la comercialización agroindustrial al mercado externo. El presidente de la Cámara de la Industria Aceitera y del Centro Exportador de Cereales (CIARA-CEC), Gustavo Idígoras, dijo a Infobae que la protesta tiene un alto impacto en 19 puertos cerealeros del país.
Y agregó: “El paro nos afecta severamente a todas las terminales portuarias. Hoy el ingreso de camiones fue insignificante en comparación con los datos históricos. Esta situación es totalmente ajena a los puertos. Nos daña y perjudica porque no podemos trabajar y operar. El gobierno tiene que tomar cartas en el asunto y brindar garantías que habrá suficiente gasoil y también retrotraer los precios. Todo está en manos del Gobierno para solucionar el conflicto lo antes posible”.
Por último, señaló que en caso de continuar el paro nacional habría dos efectos puntuales: por un lado una perdida de 200 mil toneladas diarias de granos para exportar o procesar, y por el otro un corte en el abastecimiento al mercado interno de aceite de girasol y mezcla, ya que uno de los sectores afectadas por la protesta es el de las refinerías.
La medida de fuerza cumple hoy el tercer día y tuvo alto impacto en el ingreso de camiones a los puertos de Quequén y Gran Rosario. La convocatoria del Gobierno y la opinión de los exportadores de granos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.