El Congreso Extraordinario de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE) se realizó esta mañana en el predio mercantil de Parque Norte en medio de un fuerte escándalo y situaciones de extrema violencia contra dirigentes opositores.

El panorama previo presagiaba lo que finalmente ocurrió. El oficialismo esperó a los congresales de la oposición con un potente operativo de seguridad y, a la vista de los hechos, preparados para la represión.

La primera situación de tensión se vivió durante el ingreso y acreditación de los congresales en horas de la mañana, después de un escrito control dispuesto por el oficialismo. A pesar de ello, en el interior del Congreso se detectó una fuerte presencia de personal de civil sin la identificación correspondiente. Y personal policial armado en el ingreso entre los trabajadores.

En ese contexto, el secretario general José Voytenco dio inicio al Congreso extraordinario para concretar el adelantamiento de las elecciones y expulsar del gremio a dirigentes de la oposición.

Con fuerte descontento por parte de un sector importante de congresales, entre cántinos y críticas al oficialismo, se generó grandes tumultos que derivaron en una represión con golpes y lanzamiento de gas pimienta. Todo culminó con la violenta expulsión de congresales.

«Cuando empezó a hablar Voytenco, fui a tomar a agua y en eso me empezó a picar la garganta, me descompuse y la seguridad me sacó de los brazos, me pegaron patadas, me tiraron los pelos y me sacaron», relató Flavio Adrián Cuiña, congresal por la Seccional Pehuajó, uno de las víctimas de la represión, quien también resaltó: «Nos llamó la atención de un montón de gente de civil».

Junto a Cuiña fueron expulsados otros dirigentes del gremio. Uno de los heridos fue el secretario general de una de las secionales de la UATRE en Corrientes, Jaime Toledo, quien debió ser retirado por personal médico para una mejor atención.

La polémica convocatoria a Congreso extraordinario había generado un fuerte malestar en la oposición, que ven en la decisión una salida a la crisis de gestión que atraviesa Voytenco que en los últimos meses perdió el respaldo de una importante porción de congresales y delegados.

Por eso, el dirigente definió un llamado urgente a congreso a los fines de acelerar el proceso electoral y evitar una sangría mayor de apoyos.

Desde la oposición confirmaron que, recolectadas las pruebas de lo sucedido en la jornada de hoy, junto a la ilegalidad de la convocatoria y el incumplimiento de lo requerido por el estatuto social, pedirán la anulación del congreso. Todo indica que la situación se definirá en la justicia.

Fuente: Mundogremial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.