A raíz de un llamado al sistema 911 dando cuenta sobre una confrontación familiar, efectivos del Comando de Patrullas llegaron a un domicilio de la calle 100 bis al 3200.
Allí, una mujer de 50 años, les asegura que mantuvo una discusión con su hijo de 18 que, tras ponerse agresivo, daña una mesa de vidrio de estructura de mimbre ubicada en el comedor de la vivienda.
En ese marco, y en momentos que los uniformados procedían a la aprehensión del joven por el delito de daño (pero le caben las imputaciones de violencia familiar y de género), se acercó al lugar un grupo de amigos del detenido que comenzaron a arrojar piedras que terminaron impactando contra el móvil policial. El patrullero, marca Ford Modelo Ranger, resultó abollado en la puerta conductor mientras que se logró al traslado del aprehendido a la Comisaría Primera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.