El escándalo generado por la concejal radical Felicitas Cabretón, que tomara trascendencia nacional al falsear información crítica en el formulario de inscripción para recibir la vacuna contra el Covid-19 detonó todo atisbo de unidad en el radicalismo. A excepción de la nueva conducción del Comité Emiliano Abásolo encabezada por Alberto Esnaola y la hermana de la edil, María José Cabretón, el resto del partido le habría soltado la mano.
A las declaraciones de correligionarios que señalan que la defensa de Cabretón se basa en intentar equiparar miserias para justificar la propia, se suma la voz del ex precandidato a intendente Gonzalo Diez.
Haciendo gala del famoso «te acompaño a la puerta del cementerio pero entrá solito», Diez fue tajante al afirmar que «si la concejal del radicalismo se equivocó y esas son sus explicaciones públicas, deberá rendir cuentas por su error».
En declaraciones a la FM Frecuencia Vital Diez siguió metiendo el dedo en la llaga y ahondó «los funcionarios públicos debemos rendir cuentas y responsabilizarnos por nuestros errores. Fue una torpeza inexplicable y absolutamente ajena a alguien que ocupa el rol que ocupa Felicitas Cabretón y en ese sentido estoy muy enojado porque no se pueden cometer esos errores».
El dirigente radical dividió aún más las aguas desautorizando el comunicado que hiciera público la conducción partidaria el pasado martes en el que cuestionaban la posibilidad de que el Concejo Deliberante inicie una investigación formal contra Cabretón argumentando que se erigen en jueces de sus propios pares. Diez marcó la cancha y disparó que «si quieren llevarlo a un Concejo en Comisión, yo si fuera la concejal al día siguiente estoy en el Concejo en Comisión, dando las explicaciones del caso y asumiendo su error».
Alude al «error de Cabretón» y a que «Se rasgan las vestiduras porque una concejal del radicalismo apretó mal un botón», pero se le escapa que es un error que se subsana aparentando otro botón, algo que hasta la fecha no ocurrió ya que a pesar de los escandalos mediáticos y políticos que generó, la edil continúa inscripta a la espera de que se le reasigne un turno como paciente de riesgo con enfermedad pulmonar crónica. Vale aclarar que ingresó al sistema para realizar una modificación un día después que se enteró que sus datos de inscripción para la vacunación contra el Covid serían dados a publicidad.
«Es una torpeza que no justifico, porque su torpeza ensucia a su propio partido, al radicalismo» una frase que sale de la boca del exconcejal y deja en evidencia que aquellos que soñaban con recrear el bochorno del Vacunatorio Vip de Ginés González en Necochea le soltaron la mano a Felicitas Cabretón.*Fte. Necochea Digital

Un comentario en «Diez «deberá rendir cuentas por su error». La mayoría en el radicalismo le soltó la mano a Cabretón, salvo Esnaola»
  1. Me parece que este muchacho está haciendo pis afuera de la maceta, yo leí las declaraciones del ex intendente Daniel Molina que la justificó

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.