Cada 30 de mayo, desde 1997, se conmemora en nuestro país el Día Nacional de la Donación de Órganos a raíz del nacimiento del hijo de la primera paciente que dio a luz después de haber recibido un trasplante hepático en un hospital público. La Ley Justina (27.447), que busca facilitar la donación y el trasplante de órganos, obtuvo ese mismo día, pero en el año 2018, la aprobación por unanimidad del Honorable Senado de la Nación. Buscamos que pase ese día porque queremos que historias como la de 1997 se multipliquen.
Sin embargo, siguen existiendo todo tipo de desafíos para los pacientes, sus seres queridos, las personas que los apoyan y acompañan, las ONGs, las Asociaciones Civiles, los profesionales de la salud, los equipos judiciales, los financiadores y otros actores del sistema. Son 200.000 personas que saben que en algún momento de su vida necesitarán o ya necesitan un trasplante. Solo alrededor de 7.000 en lista de espera a la que llegan con un estado de salud crítico.
¿Por qué no se puede trasplantar más gente y antes?
En el año 2020 formamos la “Red Ayudadores del Trasplante”, un grupo de trabajo que reúne a organizaciones de pacientes, personas que atravesaron un trasplante o donantes, familiares, médicos y autoridades, con el objetivo de encontrar respuestas para esa pregunta y también poder generar juntos propuestas y soluciones. Así somos conscientes de los desafíos que nos comparten: obstáculos para la adherencia al tratamiento, desinformación, falta de cumplimiento de los derechos que defienden las leyes 26928 y la Ley Justina (27447), el no cumplimiento de la ley 26845 de concientización en colegios, entre otros. Estos desafíos identificados son múltiples.
Conversar de donación y trasplante en los colegios, en casa
¿Sabían que todos los menores de 18 años, solo serán donantes si los padres o representantes legales brindan el consentimiento para la donación de sus órganos?, algo que no ocurre en el caso de los mayores de edad a partir de la Ley Justina. ¿Sabían que la Ley 26845 obliga a la promoción de la donación de órganos en los colegios? Luego de contar en los colegios la historia de Justina y de otros niños, después de clarificar la temática, cuando pedimos que levanten la mano los que están de acuerdo en donar, ¿Adivinen cuántos las levantan?
Donar órganos en vida
De los 7 órganos principales que se pueden donar, hay 3 que se pueden donar en vida: hígado, riñón y médula ósea. Los 4 restantes, corazón, pulmón, páncreas e intestinos, se donan desde una persona fallecida. El trasplante de órganos por donante vivo es posible gracias a las leyes 27447 (Justina), la 26928, y a los equipos profesionales o centros de salud adecuados para eso. Hay 30.000 personas que se dializan en Argentina y que tienen el derecho y la oportunidad del trasplante cruzado para mejorar su calidad de vida. Hacen diálisis tres veces por semana y entre dos o tres horas cada día. ¿Sos parte de esos 30.000? ¿Ya pediste a tu equipo médico que informe al INCUCAI? ¿Reclamaste que se busque un donante o una pareja espejo para tu caso?
El que dona un órgano en vida, sobre todo riñón e hígado, tiene cuidados por un tiempo determinado para que su estado de salud se mantenga. ¿Están siendo cubiertos adecuadamente por la ley 26928 esos donantes vivos? Los centros de trasplante, públicos o privados, tienen que articular – según la Ley Justina – un protocolo que les permita realizar los trasplantes cruzados. ¿Existe ese protocolo?
Hacer preguntas nos permite comprender dónde estamos y qué falta para mejorar. Desde la virtualidad o en espacios físicos como los de las Casa Justina, exploramos continuamente las posibles respuestas a estos interrogantes. ¿Qué procesos se pueden hacer de otra forma para impactar positivamente?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.