La detención de Tomás Rolón, el cuarto integrante de la banda que asaltó un comercio de venta de pizzas y empanadas alzándose con una fuerte suma de dinero, sumó otro avance en la investigación que está enfocada en atrapar al “entregador” del violento atraco.
El joven de 21 años contaba con una orden de captura y la policía estaba tras sus pasos. Cayó preso este sábado en un control de rutina en 68 entre 79 y 81, cuando se dirigía al domicilio de su pareja. Una consulta en la red informática de la fuerza seguridad confirmó que se trataba de la misma persona buscada.
Los otros tres detenidos a principios de este mes, luego de la realización de cinco allanamientos simultáneos son: Osvaldo Trujillo (Narigón), un policía exonerado que antes cumplió una condena por violencia de género en la cárcel de Barker, Cristian Zárate (Bebe) y Sergio Emilio Zárate (Topo), también con antecedentes penales.
El asalto que tuvo como víctima al matrimonio Curia y una familiar ocurrió en la noche del 25 de marzo. Los delincuentes ingresaron en el comercio ubicado en avenida 91 al 1300 a las 22,11hs y se retiraron a las 22,34hs, según consta en el registro que aportaron las cámaras de seguridad del local.
Ese sistema de circuito cerrado, las imágenes captadas por cámaras de propiedades vecinas y municipales contribuyeron en la investigación que llevó adelante el personal policial de la Comisaría Tercera, que permitió establecer la presencia de un Volkswagen Gol que fue utilizado para darse a la fuga.
En los días posteriores ese vehículo pudo ser secuestrado en uno de los allanamientos como así también una barreta, celulares y prendas, entre otros elementos de interés para la causa.
En base a las pruebas colectadas el fiscal Carlos Larrarte solicitó este lunes la prisión preventiva de los primeros tres detenidos, y luego se incluirá en el mismo procedimiento a Rolón. De prosperar el requerimiento, los integrantes de la banda continuarán presos hasta la realización del juicio oral.
Según se supo, días pasados se realizaron nuevos allanamientos en domicilios de personas sospechadas de haber “entregado” la información para cometer el hecho. Los procedimientos dejaron como resultado el secuestro de varios celulares cuya apertura y análisis para conocer el contenido de llamadas entrantes, salientes y mensajes se producirá en los primeros días del próximo mes, al igual que los incautados en las viviendas de los detenidos.
En ámbitos de la investigación existe una moderada expectativa por el resultado de esas diligencias que podrían revelar valiosa información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.