Un buque pesquero construido íntegramente en el astillero local Aloncar, fue botado en las últimas horas desde las aguas del Quequén, con destino a Puerto Madryn donde prestará servicios.
Hugo Obregoso, propietario de la compañía, destacó la importancia de poder volver a finalizar la construcción de un barco, el tercero de la firma, aunque este fue el primero que nació de cero en la empresa.
Este buque demoró varios años de construcción y, según explicó Orbegoso, es un hecho muy importante para la industria naval porque demuestra que la actividad está en marcha y tiene muchas proyecciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.