Ocurrió en la zona de avenida 75 y 106, cuando la policía observó un vehículo Toyota Etios, de color blanco realizando maniobras imprudentes.
Al intentar interceptarlo, el conductor impacta al móvil policial en el paragolpes delantero por lo que comienza una persecución para evitar un accidente con otros ciudadanos.
Uno de los móviles se coloca delante del rodado para que detenga la marcha, pero este vuelve a impactarlo, esta vez en el paragolpes trasero.
Lograron detenerlo en 69 bis entre 86 y 88. El conductor, de 19 años, resultó aprehendido y según se informó presentaba signos de intoxicación etílica.
No hubo heridos y el auto quedó secuestrado. Se iniciaron actuaciones en la fiscalía n° 20. Lo menos que debería establecer la justicia, además de cobrar la multa por conducir alcoholizado, sería que el causante abonara los arreglos del móvil policial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.