Es la sexta suba, con lo que las naftas y el gasoil ya se incrementaron 62% en lo que va del año. Los empresarios dicen que aún hay un fuerte retraso en los precios.

El precio de los combustibles aumentó un 4% en promedio en las estaciones de servicio este sábado, luego de que se especulara con una suba sustancialmente mayor. Mientras, en el mes al menos otro nueve incrementos clave le meterán presión a la inflación de junio, luego de que todo apunta a que en mayo, recesión mediante, se haya producido una merma.

El ajuste de la nafta y el gasoil se debe a la actualización de los impuestos a los combustibles, pero también por la decisión de las petroleras de no perder rentabilidad ante la depreciación del peso.

Con este ajuste, los combustibles ya subieron un 62 por ciento en lo que va del año, pero desde noviembre del año pasado, los incrementos acumulados alcanzan el 262 por ciento. Desde el sector petrolero advirtieron que los precios todavía están retrasados, pero admiten que deben aflojar los ajustes por la fuerte caída en el consumo, en medio del escenario recesivo.

Desde diciembre, las ventas de combustibles cayeron 17 por ciento, según cálculos de los estacioneros. Además, se desplomó fuerte el consumo de nafta premium, ya que las ventas cayeron 22,6.

Con estos aumentos, el precio de la nafta y el gasoil en la Argentina se equiparó al valor de los países vecinos, lo que hizo menos conveniente para los extranjeros cargar combustible en el mercado local.

Las otras subas

Colegios privados: Los colegios privados de la provincia de Buenos Aires aumentarán las cuotas un 7,5% en junio, un porcentaje que consideraron “insuficiente”. De acuerdo a la nueva escala autorizada por el Gobierno, los establecimientos que tienen 100% de ayuda estatal pueden cobrar un tope arancelario de $18.760 en nivel inicial y primario, $20.680 en nivel secundario, y $23.840 en secundarias técnicas, agrarias y especializadas en arte. Los que tienen 80% de subsidio tienen un tope para la educación inicial y primaria de $34.610; y los de 40% uno de $84.770 para ese mismo nivel.

Luz y gas: El Gobierno creó por decreto un “Período de Transición” para pasar de los subsidios generalizados hacia otro de subsidios focalizados en las tarifas de luz y gas. El proceso arranca en junio y le da amplias facultades a la administración de Javier Milei para empezar con las subas para la clase media y los usuarios de ingresos bajos.

Si bien la Secretaría de Energía mantendrá congelados durante junio los precios del gas y la electricidad que pagan las empresas distribuidoras, en las boletas de los usuarios puede haber aumentos por la quita de subsidios, aunque serán menores que los que habría si no se congelaba el componente tarifario. Por eso ya en varios hogares están llegando facturas de gas con ajustes cercanos al 350%.

Alquileres: Los contratos que hayan sido firmados en el marco de la Ley de Alquileres tendrán un aumento del 233,7% en junio porque corresponde la actualización del precio anual a través del Índice de Contratos de Locación (ICL). Dicho procedimiento se debe cumplir hasta terminar el contrato, aunque la norma haya sido derogada por Javier Milei. La disposición alcanza a los alquileres iniciados entre el 1º de julio del 2020 y el 17 de octubre del 2023. Con este ajuste, si actualmente un inquilino está pagando $80.000 pasará a abonar $266.960.

Trenes larga distancia: El Gobierno nacional oficializó los nuevos aumentos para los que viajen en el servicio de tren de larga distancia. Desde junio, el pasaje costará un 30% más y, por ejemplo, el vieje Buenos Aires Mar del Plata saldrá entre $25.000 y $30.000. El ajuste incluye las rutas que van a otras provincias como Córdoba o Santa Fe, pero también localidades bonaerenses como Junín, Bragado o Pehuajó.

Cable y celular: Las empresas comenzaron a anticipar a sus clientes que, a partir de los primeros días de junio, llevarán a cabo un nuevo retoque de tarifas del 2024, con un incremento que rondará entre el 8 y el 20%, según el servicio y la operadora.

Prepagas: Dado que la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal les ordenó a dos prepagas, con medidas cautelares, que recalculen sus cuotas de forma que los incrementos mensuales vayan en línea con los índices de inflación, se espera que en junio lleguen ajustes del último valor arrojado por el Indec en abril, del 8,8%. Esto es porque los ajustes se dan según el IPC de dos meses antes.

Además, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y parte del Gran Buenos Aires se verán afectados por subas en el Subte, cuyo boleto llegaría a los $650 a partir del sábado; Agua, cuando AySA ajustará sus tarifas en apenas un 2,77% (la empresa estatal ya había subido sus 209% sus tarifas en abril. Para el caso de ABSA, prestadora en más de 90 localidades del interior bonaerense, tras el incremento del 200% en mayo, ahora habrá que esperar a julio para ver el nuevo ajuste del 50%); y los peajes, ya que tras la suba del 150% de mayo, el Gobierno de la Ciudad implementará un aumento del 35% desde el sábado en la tarifa de las autopistas porteñas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *