Si bien en Argentina se eligió el 4 de marzo por cuestiones comerciales para celebrar el Día del Hermano, en la mayor parte del mundo es el 5 de septiembre, al cumplirse aniversarios del fallecimiento de la Madre Teresa de Calcuta. La propuesta provino de un grupo perteneciente a la Iglesia Católica.
Esta celebración no fue pensada solamente por las relaciones de sangre que se pueda tener, sino que es una fecha que busca convertirse en una jornada consagrada a la solidaridad evangélica; a ver al otro como un par y ayudarlo como si fuera un hermano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.